• Experiencias

    Dejar que duela

    Hay que aguantar, siempre aguantar. Inhalar y exhalar. Muy fuerte, muy hondo. Como si fuera la última bocanada de aire que quedara por respirar. Hay que llorar hasta la última lágrima, hasta que de tanto llorar lo próximo sea el alivio.

  • Experiencias

    Pequeñas cosas

    Sólo se necesita del tiempo y de la paciencia. Que los frutos llegan, a veces en silencio y otras en medio del barullo y del ruido, pero siempre las semillas florecen y un día, de repente, cuando menos lo esperamos, se lanzan al mundo convertidas en algo más.

  • Experiencias

    Historias de taxi

    Le dije que yo no hubiera podido. Que no todos estamos preparados para tratar así a los huesos. Él replicó que hasta los había acomodado en la caja del nuevo nicho. Lo miré de reojo y traté de ver si no había en su rostro. Pero no. No vi nada.

  • Experiencias

    ¿Viajás sola?

    ¿Viajás sola?, pregunta el hombre que maneja el taxi. Acomodo mi bolso en los asientos de atrás, dejo la mochila entre mis pies, y le contesto que sí. ¿Te molesta la radio?, pregunta después y le digo que no, que por mí la radio está bien.

  • Experiencias

    La heladería china

    Me despierto y miro el reloj. Son las 6.29 y pienso que por suerte ya no estoy ahí, en el local abandonado entre las moscas y cucarachas. Y siento alivio de no estarlo. Me dan miedo los bichos voladores. Todavía con los ojos medio entreabiertos a punto de volver a dormir pienso en qué dicen los sueños. Qué extraño significado tendrán.

  • Experiencias

    Recuerdos de mi abuela

    La abuela era una mujer sencilla, humana, cabeza de familia. Se sentaba al frente de la mesa y nos miraba a todos con el ceño fruncido y muecas de sonrisa. Se sentaba última porque siempre estaba en los detalles.