Tomás Eloy Martínez: “Las utopías son lo único que nos permite desafiar a la muerte”

Tomás Eloy Martínez: “Las utopías son lo único que nos permite desafiar a la muerte”

(Reportaje publicado en la revista Mu de diciembre 2008 que reproducimos como homenaje a Tomás Eloy Martínez, periodista).

La foto está en la pared del estudio tapizado en libros y ni siquiera ocupa un lugar central. Es apenas un pequeño cuadrado enmarcado por el que asoman tres jóvenes cancheros. No miran a cámara, sino al futuro, que está al costado, desafiándolos. De izquierda a derecha: Tomás Eloy Martínez, Mario Vargas Llosa y Carlos Fuentes. El cuarto integrante de la banda está a cargo de la toma y se llama Guillermo Cabrera Infante.

Leer más

Cinco apps que tenés que conocer para hacer periodismo digital

Cinco apps que tenés que conocer para hacer periodismo digital

VINE

Vine es una herramienta digital que permite realizar videos de seis segundos de manera simple, rápida y sencilla. Por dar un ejemplo @PatoCaruso mostró en su sitio uno de los usos periodísticos que se le puede dar a la hora de cubrir una noticia. En su caso contó a través de la aplicación cómo fue el ataque a la casa de un empresario involucrado con el vicepresidente Amado Boudou por la causa de la ex imprenta Ciccone. 

Leer más

Periodistas vs prenseros: cómo lograr una nota sin intermediarios

Periodistas vs prenseros: cómo lograr una nota sin intermediarios

Por Alexis Socco | @detectivesco

En el periodismo, los agentes de prensa (también conocidos en la jerga como ‘prenseros’) son un mal necesario. No se enojen. Los necesitamos para que nos pauten una entrevista con la figura o el personaje en cuestión, pero hay que decirlo: muchos pecan de falta de profesionalismo. O simplemente de mal carácter. Leer más

Fuimos periodistas

Fuimos periodistas

Por Jorge Fernández Díaz

Emlio Petcoff era, a un mismo tiempo, periodista y erudito. En una profesión donde todos somos expertos en generalidades y formamos un vasto océano de diez centímetros de profundidad, Emilio resultaba exótico y admirable. No se lo recuerda mucho, pero fue uno de los grandes periodistas argentinos de todos los tiempos. Ya de vuelta de casi todo, escribió en Clarín crónicas policiales del día. Salía por las tardes, merodeaba comisarías, gangsters, buchones y prostitutas, y luego tecleaba en su Olivetti historias oscuras que destellaban genio. Una de esas crónicas perdidas (cito de memoria) comenzaba más o menos así: “Juan Gómez vino a romper ayer el viejo axioma según el cual un hombre no puede estar en dos lugares al mismo tiempo. Su cabeza apareció en la vereda y su cuerpo en la vereda de enfrente”.

Leer más

La música de las palabras

La música de las palabras

Por Haruki Murakami

Nunca tuve ninguna intención de convertirme en un novelista, al menos no hasta que cumplí 29. Esto es absolutamente cierto.

Leí mucho desde chico, y siempre me metí tanto en los mundos de las novelas que estaba leyendo que mentiría si dijera que nunca tuve ganas de escribir nada. Pero jamás creí que tuviera talento para escribir ficción. Leer más

Fuiste mi primavera

Fuiste mi primavera

Imperdible crónica publicada en Anfibia. Si todavía no la leíste, no podés dejar de hacerlo. Es de esos textos dignos de leer hasta el final y hasta incluso, emocionarse.

***

Por Pablo Ramos

Entré a la que sería mi última internación estando en pareja, con la relación prácticamente destruida pero en pareja. Aunque ella me iba a abandonar antes de la segunda semana, después de visitarme solo una vez, de ayudar a sostenerle la lengua afuera de la boca a un viejo alcohólico que le terminó vomitando en los zapatos guiso del mediodía. No la culpé. Pero la verdad es que cuando, a la otra semana, no vino, supe que la cosa se me iba a poner difícil. Primero porque de tener a quien esperar yo hubiera podido medir el tiempo de domingo a domingo (de visita a visita de ella); y segundo porque si uno no tenía pareja, lo que exigían los médicos era no tener ninguna relación sexual durante la internación, o sea, durante al menos un año. El internado era mixto pero con las internas estaba prohibida todo tipo de relación, a tal punto que si pasaba uno de los dos tenía que irse. Y cuando después de tres o cuatro meses, te dejaban salir los domingos para pasarlos en familia, el tiempo no daba más que para una prostituta, y una prostituta, de eso doy fe, era el primer paso. El segundo era el vaso de whisky.

Leer más

Arbitraria, por Leila Guerriero

Arbitraria, por Leila Guerriero

¿Claves para escribir? Reacia a dar consejos, la autora hace una excepción y se arriesga a soltar esta caprichosa lista.

No tienen por qué saberlo: soy periodista y, a veces, otros periodistas me llaman para conversar. Y, a veces, me preguntan si podría dar algún consejo para colegas que recién empiezan. Y yo, cada vez, me siento tentada de citar la primera frase de un relato de la escritora estadounidense Lorrie Moore, llamado “Cómo convertirse en escritora”, incluido en su libro Autoayuda: “Primero, trata de ser algo, cualquier cosa pero otra cosa. Estrella de cine/astronauta. Estrella de cine/misionera. Estrella de cine/maestra jardinera. Presidente del mundo. Es mejor si fracasas cuando eres joven –digamos, a los catorce–”. Pero no lo hago porque no es eso lo que verdaderamente pienso y porque, en el fondo, dar consejos es oficio de soberbios. Entonces, cuando me preguntan, digo no, ninguno, nada.

Leer más

12