Es un viernes caluroso de octubre. Las calles céntricas atardecen transitadas por un sinfín de personas que en un instante fugaz desaparecen. A pocas cuadras se encuentra la Plaza de Mayo, principal puntapié de la vida histórica y política del país. A 35 años de un pasado no tan lejano están los que todavía esperan ser encontrados. Se trata de una generación entera de niños y bebés despojados de aquello que les era propio y otros ignoraron por completo: su identidad.

Juan Cabandié, el nieto recuperado Nº 77 , fue uno de ellos hasta que en el año 2004, a raíz de varias sospechas, se acercó a Abuelas de Plaza de Mayo para averiguar aquello que tanto ansiaba saber: ¿era o no hijo de desaparecidos?

Leer más