Por Florencia Gagliardi | @mfgagliardi

Despegamos 6.55. Es un día del sol, un día lindo, un día ideal para viajar por primera vez en avión. Sí, es mi primera vez. No sé cuántas veces soñé con este momento. Y ahora estoy acá, en uno de esos aparatos que están diseñados perfectamente para viajar en el aire. Tengo los oídos tapados y más miedo del que alguna vez pensé que iba a tener. Cerré los ojos en el despegue porque estaba aterrorizada. Acá parece que soy la única primeriza. Me gustaría tener a alguien con quien hablar, pero no, estoy sola. Leer más