La heladería china

Me despierto y miro el reloj. Son las 6.29 y pienso que por suerte ya no estoy ahí, en el local abandonado entre las moscas y cucarachas. Y siento alivio de no estarlo. Me dan miedo los bichos voladores. Todavía con los ojos medio entreabiertos a punto de volver a dormir pienso en qué dicen los sueños. Qué extraño significado tendrán.

Linfomita: un blog y un podcast para enfrentar al cáncer

Porque para Juan y Lorena “lo que pasa es que pasan muchas cosas y ninguna es todo: ni lo malo es todo, ni lo bueno es todo. Y la cosa es que -para ellos- no sabés quién va a curarse, ni quién va a vivir más, y de ninguna manera sabés quién se merece qué. Pero lo que sí parece claro -al menos para ellos- es quién está viviendo mejor y haciendo que su entorno viva mejor simplemente porque quiere y lo elige. Y aunque elegir tampoco es todo, al menos sí es algo”.