Los atardeceres sin sobresaltos. El color celeste del cielo. Las nubes blancas como copos de nieve. La calma y lo cotidiano. La mente vacía de pensamientos. Lo sencillo, lo fugaz. El cantar de los pájaros por la madrugada. Los silencios y la soledad. Una historia bien contada y un poema que atesorar. Los horizontes sin fin. Leer más